Fábrica de zumos arrojó miles de cáscaras de naranja en una zona deforestada. Así se ve 16 años después

El planeta es el único sitio donde podemos vivir, él tiene su
ecosistema perfecto donde todo funciona de manera corr3ecta y
que cada sistema tiene una función y un motivo, lo único que
puede dañar a este sistema es justamente la mano humana y todos
sus destrozos.

Es cierto que existen toda clase de desastres naturales pero
cada uno de estos tiene un porqué y es algo normal en el mismo,
pero debido al calentamiento global y a otras cosas que han
causado la mano del hombre, dichos problemas aparecen más a
menudo y con más fuerza.

Por eso es que cada uno de nosotros tenemos que poner nuestro
granito de arena para no dañar el planeta, de hecho, hoy te
traemos la historia de unos ecologistas los cuales lograron
algo increíble utilizando simplemente desechos de fábrica,
veamos qué fue lo que hicieron.

Lo que lograron unos desechos de fábrica

Hace unos años en Costa Rica, unos grandes ecologistas se les
ocurrió la idea de tomar los desechos de una empresa de jugos
para así darles un uso ecológico.

Los ecologistas a cargos de estas ideas son Daniel Janzen y
Winnie Hallwachs, los cuales se acercaron a la empresa de jugos
para poder negociar sus desechos de cáscaras y pulpas, además
de un pequeño terreno para poder trabajar todo.

La empresa accedió y en 1997 empezó el proyecto de los
ecologistas.

Luego de un año, lograron recolectar 12 mil toneladas de
cáscaras y desechos.

Cuando quedó repleto, lo abandonaron por unos 10 años,
colocando un letrero cerca para no perder la ubicación

Al transcurrir ese tiempo, ellos llegaron al sitio pro no
podían ver el cartel y es que toda la zona se había
transformado en un bosque lleno de vegetación.

Este bosque tuvo una novedad y es que los desechos de naranja
absorben de la atmosfera unas 11 veces más, lo que de hecho
combate el calentamiento global.

Por lo que fue una idea increíble y que además fue totalmente
ecológica, cada cosa que podamos hacer sin duda nuestro planeta
lo agradecerá mucho.

Si te gustó esta historia recuerda
compartirla.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *